Esta semana en la ciencia 12|47

Semana - 1247 - 0

  • Armamento antiguo

  • Actuadores de cuerdas de nanotubos

  • Pallasitas magnéticas

  • AKT y la autofagia

Armamento antiguo

Hay consenso en que el linaje humano moderno apareció en África hace más de cien mil años. Sin embargo, existe un debate acerca de cuándo las características culturales y cognitivas típicas del humano moderno aparecieron por primera vez, y el rol que tuvieron en su expansión fuera de África. Los científicos se basan en indicadores simbólicos específicos como las expresiones artísticas para documentar procesos cognitivos complejos. En su estudio, Brown y sus colegas de la universidad de Arizona, reportan hallazgos de avanzadas tecnologías en el trabajo con piedra para la fabricación de armamento en el sitio Pinacle Point en la costa sur de Sudáfrica, que pueden ser fechados con una antigüedad mayor a los 71 mil años. Se trata de una tecnología dominada por la producción de hojuelas (microlitos) a partir de piedras calentadas para tal propósito. Se sabe que la tecnología microlítica fue utilizada para crear componentes compuestos para la fabricación de avanzadas armas y proyectiles.

El enmangamiento, que permitió adjuntar puntas de proyectil a una vara, fue un importante avance tecnológico que incrementó considerablemente la eficacia y funcionalidad de las armas de los primeros humanos. Esta tecnología fue usada tanto por los Neandertales como por los primeros Homo Sapiens, y se puede observar en periodos de hace 200 mil a 300 mil años. Sin embargo, no queda claro si fue usada por un ancestro común o fue adquirida por cada especie por separado. En torno a la idea de su uso por parte de un ancestro común, Wilkins y otros reportan que puntas de piedra de un sitio en Sudáfrica central fueron enmangadas para formar lanzas hace aproximadamente 500 mil años. La evidencia incluye daños en bordes y marcas en la base que sugieren la utilización del enmangamiento.


Actuadores de cuerdas de nanotubos

Los actuadores se usan para convertir calor, luz o electricidad en movimiento de torsión o de tensión. Son descritos con frecuencia como músculos artificiales. La mayoría de los materiales que muestran actuación mecánica proveen grandes fuerzas con movimiento de pequeña amplitud, como la aleación NiTi, o bien movimiento amplio con mucho menos fuerza, como los polímeros. Otros problemas con los actuadores pueden incluir tiempos lentos de respuesta y cortos periodos de vida. Lima y otros expertos muestran que cuerdas hiladas de nanotubos pueden utilizarse para la actuación mecánica lineal o de torsión. También, pueden resolver los problemas de velocidad y tiempo de vida. Otra ventaja es que no requieren electrolitos para su operación.


Pallasitas magnéticas

El origen de los meteoritos pallasitas parece desafiar cualquier explicación porque sus principales constituyentes -hierro y olivino- debieron haberse separado en capas dentro del cuerpo principal. El modelo generalmente aceptado sugiere que se formaron en los límites entre el núcleo y el manto de un asteroide. Tarduno y colegas midieron la magnetización remanente en cristales de olivino de dos pallasitas, y concluyeron que un dinamo debe haber operado en el cuerpo principal, arrojando evidencia de que algunos asteroides son capaces de generación dinámica. Los datos, junto al modelado térmico, sugieren que algunas pallasitas pudieron haberse formado cuando FeNi líquido del núcleo de un asteroide fue inyectado en el manto de un protoplaneta mayor, al momento de un impacto.


AKT y la autofagia

La proteína quinasa AKT se activa a menudo en los cánceres humanos y se cree que promueve la formación de tumores. Una forma en que puede hacerlo es inhibiendo la autofagia (un proceso por el cual la célula digiere sus propias proteínas u organelos, especialmente los dañados). Wang y expertos exponen un mecanismo molecular mediante el cual AKT regula la autofagia. Beclin, un componente de la maquinaria de la autofagia, parece ser un objetivo directo de la fosforilación por parte de la AKT. Dicha fosforilación incrementó la interacción de Beclin con filamentos intermedios del cito-esqueleto e inhibió la autofagia. La expresión de una molécula modificada Beclin1 que no pudo ser fosforilada por AKT, inhibió la transformación inducida de células en cultivo y la formación de tumores en un ratón modelo.


Con información de artículos publicados en Science Magazine No. 6109 del 16 de noviembre de 2012 y Nature No. 7425 del 22 de noviembre de 2012.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s