Esta semana en la ciencia 13|22

Semana - 1322 - 0

  • Los habitantes de la piel

  • Los gustos cambiantes y la supervivencia

  • El vulcanismo y la extinción del fin del Triásico

Los habitantes de la piel

Semana - 1322 - 1 Trichophyton rubrumLa piel es un órgano entre cuyas funciones principales se encuentra el proteger al ser humano de la invasión de microorganismos patógenos, pero también sirve de hogar a diversas especies de microbios comensales. La secuenciación genómica ha sido una importante herramienta para la comprensión de las estructuras comunitarias de las bacterias que se relacionan con las afecciones humanas. Sin embargo, la diversidad de organismos huéspedes de la piel no se limita a bacterias; los hongos tienen también un importante papel en la estabilidad microbiana, así como efectos en salud y afecciones humanas.  Comparadas con las bacterias, las investigaciones genómicas para identificar especies de hongos y comunidades son limitadas. En un estudio encabezado por investigadores del Instituto Nacional para la Investigación del Genoma Humano de Estados Unidos, se han secuenciado y analizado comunidades de hongos de 14 ubicaciones de la piel en 10 adultos sanos. Se encontró que once sitios de cuerpo y brazos estaban dominados por hongos del género Malassezia; sólo se distinguen diferencias en la composición de las comunidades a nivel de especie. En contraste, tres sitios en pies mostraron una alta diversidad fúngica. Un análisis concurrente de las comunidades, tanto de bacterias como de hongos, demostró que las características fisiológicas y la topografía de la piel, modelan de manera diferenciada la distribución de los grupos microbianos. Los investigadores refieren que estos resultados pueden ser un marco de referencia para futuras investigaciones sobre el papel que juegan las interacciones entre bacterias y hongos patógenos y comensales en el mantenimiento de la salud humana y la génesis de enfermedades.


Los gustos cambiantes y la supervivencia

Semana - 1322 - 2 CucarachaSe ha descubierto que grandes poblaciones de cucaracha alemana (Blatella germanica) han desarrollado un comportamiento “adaptativo” de aversión  a la glucosa, la cual es utilizada  como carnada fagoestimulante en las trampas tóxicas.

En un estudio reciente de la Universidad de Carolina del Norte, en el que se usaron cucarachas silvestres así como ejemplares con aversión a la glucosa, se encontró que regularmente en ambos grupos, la fructosa y la glucosa estimulaban las neuronas de los receptores del gusto azucarado, mientras que cafeína disuasiva estimuló los receptores del gusto amargo. Sin embargo, se presentó una diferencia importante pues se descubrió que en las cucarachas con aversión, la glucosa también estimulaba las neuronas vinculadas al gusto amargo al tiempo que suprimía la respuesta de los receptores de gusto dulce. Esto implica un procesamiento distinto de la glucosa pues no sólo es fagoestimulante sino también un disuasivo y da cuenta del comportamiento que presentan grandes poblaciones de cucaracha. Los investigadores refieren que: “La rápida emergencia de esta conducta, altamente adaptativa, subraya la plasticidad del sistema sensorial para adaptarse a cambios ambientales rápidos”.


El vulcanismo y la extinción del fin del Triásico

Semana - 1322 - 3 Erupcion-volcanSe conoce que al final del periodo Triásico, hace unos doscientos millones de años, hubo una extinción masiva de fauna marina y terrestre, la cual dio paso al posterior dominio de los dinosaurios, que duraría 136 millones de años. La posibilidad de correlacionar algún evento geológico con dicha extinción se encuentra con dificultades ligadas a la poca precisión que en ocasiones se puede tener para fechar sucesos, como el impacto de un asteroide o periodos de vulcanismo exacerbado.

Un nuevo estudio de datación radiométrica constriñe la antigüedad y duración del vulcanismo basáltico dentro de la Provincia Magmática del Atlántico Central. Este nuevo cálculo geocronológico  demuestra sincronía entre el más temprano vulcanismo y la extinción; así mismo muestra que la expulsión de magma y la perturbación atmosférica asociada a ella ocurrieron en cuatro pulsos a lo largo de 600 mil años, lo cual indica que la actividad volcánica continuó incluso en el tiempo en que ya se presentaba una recuperación biológica.


Con información de artículos publicados en Nature 7450 del 23 de mayo de 2013 y Science 6135 del 24 de mayo de 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s