Esta semana en la ciencia 13|24

 

Semana - 1324 - 0

 

  • Trampas de polvo para la formación planetaria

  • El primate más antiguo

  • Adaptaciones maternas para la supervivencia

Trampas de polvo para la formación planetaria

Semana - 1324 - 1 DiscoEn los últimos años, se han identificado alrededor de 900 planetas extrasolares, lo cual ha permitido avances significativos en la comprensión de la formación y dinámica evolutiva de los planetas en general. Sin embargo, aún quedan interrogantes por responder, especialmente en cuanto a los primeros procesos de formación planetaria a partir del material difuso que circunda una estrella. Las propuestas más recientes manejan la presencia de “trampas de polvo” que, en teoría, explicarían la acumulación originaria de material.

Esta semana se publicó en la revista Science un reporte elaborado por un equipo de astrónomos encabezado por Nienke van der Marel, de la Universidad de Leiden. En él, dan cuenta de la detección  de una trampa de polvo en el disco que rodea la estrella Oph IRS 48. Para tal efecto, se utilizaron datos aportados por el Gran Conjunto de Radiotelescopios de Atacama (ALMA, por sus siglas en inglés), observatorio conformado por 66 antenas que son capaces de detectar emisiones en longitudes de onda submilimétricas. El mapa continuo de longitudes de onda de 0.44 milímetros, muestra una emisión de alto contraste acumulada en un lado de la estrella, la cual es originada por gránulos de tamaño milimétrico. Por otra parte, la imagen de infrarrojo (polvo micrométrico) y la línea rotacional de gas indicaron discos con su centro en la estrella.  Esta diferencia en la distribución de materiales de distintas dimensiones, sugiere la formación de acumulaciones de polvo milimétrico que bien pueden dar origen a planetas y cometas. En el artículo se sugiere que un modelo de trampa de polvo, en forma de vórtice, podría explicar perfectamente la formación de estos cuerpos celestes.


El primate más antiguo

Semana - 1324 - 2 Archicebus achillesLa reconstrucción de las más antiguas etapas de la evolución de los primates se ha encontrado con dificultades relacionadas con algunos vacíos en los registros fósiles. Esto ha provocado que todavía haya discrepancias teóricas respecto a las relaciones filogenéticas en los primeros primates. En un artículo reciente, investigadores de China, Francia y Estado Unidos reportan el descubrimiento del esqueleto de un haplorrino primitivo de la era del Eoceno temprano, esto es, de hace 55 millones de años. El esqueleto se encuentra prácticamente completo y parcialmente articulado. Este es el fósil primate más antiguo que se haya recuperado en estas condiciones. Para su estudio, llevaron a cabo un análisis filogenético, así como microtomografía de rayos-X. De acuerdo al reporte, la evidencia indica que este sería el miembro conocido más basal de la rama tarsiiforme. La existencia de este ejemplar sustenta la idea de una separación temprana entre los haplorrinos y los estrepsirrinos, los dos grandes subórdenes de primates. Asimismo, reduce el tiempo para la divergencia entre tarsiiformes y antropoides. De acuerdo a los investigadores, también se refuerza la hipótesis de que los primeros primates eran probablemente diurnos, arbóreos y primordialmente insectívoros.


Adaptaciones maternas para la supervivencia

Semana - 1324 - 3 Ardilla rojaEn la naturaleza es posible observar cómo las variaciones ambientales pueden provocar que las madres incrementen las aptitudes de su descendencia, mediante el ajuste de los fenotipos, de acuerdo a las nuevas exigencias del contexto. En las ardillas rojas salvajes, las tasas de crecimiento postnatal varían de acuerdo a la densidad de población; donde la selección natural favorece a los individuos de crecimiento más rápido. Un equipo norteamericano de investigadores de seis instituciones, publicó un artículo en el que reportan resultados de observaciones experimentales en poblaciones de ardillas rojas, tanto en ambientes con alta densidad poblacional natural, como en condiciones de percepción de densidad inducida, esto mediante el uso de simuladores de vocalización territorial.

En el reporte se refiere que la exposición de las madres a estos llamados artificiales provoca un incremento en la tasa de crecimiento de las crías, sin que existan suministros adicionales de alimento. Asimismo explican que la elevación experimental de la densidad poblacional, ya sea real o percibida, indujo la elevación de los niveles de glucocorticoides en las madres, lo cual tuvo como consecuencia que sus crías crecieran más rápido que las del grupo de control. Concluyen que los indicadores sociales de densidad poblacional, -como la vocalizaciones territoriales-, fueron condición suficiente para inducir un mayor crecimiento de la descendencia a través de un efecto adaptativo hormonal en las madres.


Con información de artículos publicados en Nature 7452 del 6 de junio de 2013 y Science 6137 del 7 de junio de 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s