Esta semana en la ciencia 13|48

Semana -1348 - 0

  • Kepler-78b: El ‘gemelo’ de la Tierra revela sus secretos

“… investigaciones que utilizan los datos de sendos instrumentos de medición con los que están equipados dos grandes telescopios terrestres que han extendido las observaciones originales de la sonda espacial.
(…)
Con esto se avanza significativamente en la caracterización de exoplanetas terrestres y en la comprensión del origen y destino de sistemas estelares como el nuestro.”

Kepler-78b: El ‘gemelo’ de la Tierra revela sus secretos

Semana -1348 - 1 Kepler-78bEn años recientes, gracias particularmente a la sonda espacial Kepler de la NASA, se ha confirmado la existencia de planetas que orbitan alrededor de una enorme cantidad de estrellas de diversas dimensiones. Tras esta confirmación, el siguiente paso era encontrar planetas parecidos a la Tierra, orbitando estrellas similares al Sol y cuya órbita se encuentre dentro de la denominada zona habitable del sistema.

Kepler-78 es una de las 150 mil estrellas cuyo brillo ha sido medido de forma precisa por esta sonda, se trata de una estrella un poco más pequeña, menos masiva y más joven que nuestro Sol. El conocimiento preciso del brillo de la estrella permite utilizar uno de los métodos para detectar exoplanetas, que consiste en medir la disminución real del brillo de la estrella cuando un planeta pasa frente al disco estelar. Debido a que estos estudios son sensibles solamente al tamaño de los planetas, la similitud con la Tierra respecto a su composición permanece desconocida. Los planetas más pequeños cuya masa se había determinado antes eran Kepler-10b (1.42 Radios terrestres [RT]) y Kepler-36b (1.49 RT). Recientemente, en esta estrella se detectó una disminución de brillo de 0.02 % cada 8.5 horas. Los análisis de datos confirmaron que se trataba de un planeta muy similar en tamaño a la Tierra, con 1.16 RT, denominado Kepler-78b, aunque en un principio no se  pudo conocer su masa y composición.

Esta semana se publican los resultados de investigaciones que utilizan los datos de sendos instrumentos de medición con los que están equipados dos grandes telescopios terrestres que han extendido las observaciones originales de la sonda espacial.

En primer lugar, un equipo encabezado por Francesco Pepe, del Observatorio Astronómico de la Universidad de Ginebra, publica resultados que dan cuenta de la masa de Kepler-78b. Para ello, se utilizó el recientemente habilitado HARPS-N (Buscador de Planetas por Velocidad Radial de Alta Precisión en el Hemisferio Norte), que se encuentra instalado en el Telescopio Nazionale Galileo (3.57 m) del Observatorio Roque de los Muchachos, en la isla de La Palma, España. La eficiencia óptica del instrumento permite una gran precisión de velocidad radial en estrellas tipo K. El equipo comenzó las observaciones de Kepler-78 con el HARPS-N en mayo de 2013 y en el artículo reportan un estimado del radio estelar de 0.737 Radios solares (RS), la medición más precisa hasta la fecha. Una vez hecho esto, los investigadores fueron capaces de discriminar entre las señales propias de la estrella y aquellas causadas por el planeta. Sus resultados arrojaron una masa de 1.86 Masas terrestres (MT) con una densidad media de 5.57 g cm-3, la cual es similar a la de la tierra e implicaría una composición de hierro y roca.

Por su parte, investigadores norteamericanos de diversas instituciones utilizaron el espectrómetro de alta resolución Echelle (HIRES, por sus siglas en inglés) del Telescopio Keck (10 m), en el Observatorio Mauna Kea en Hawai, para medir las velocidades radiales y determinar los corrimientos de efecto Doppler. En su artículo, reportan resultados que indican un alta probabilidad de que la composición de Kepler-78b sea muy parecida a la de la Tierra, hierro y roca. Los datos aportados  por esta investigación indican un radio de 1.2 RT, una masa de 1.69 MT y una densidad de 5.3 g cm-3.

Con esto se avanza significativamente en la caracterización de exoplanetas terrestres y en la comprensión del origen y destino de sistemas estelares como el nuestro.


Con información de artículos publicados en Nature 7476, del 21 de noviembre de 2013 .

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s