Esta semana en la ciencia 13|49

Semana -1349 - 0

  • Chelyabinsk: El recuento de los daños

“Esta semana, El Consorcio de la Explosión de Chelyabinsk, formado por científicos de 34 instituciones alrededor del globo, presenta un recuento de lo sucedido en febrero, así como los resultados de las mediciones y estudios, a partir de los datos obtenidos de astronomía, ciencias planetarias, geofísica, meteorología, meteorítica y cosmoquímica; incluyendo información de instrumentos aplicados de ciencias sociales.”

Chelyabinsk: El recuento de los daños

Semana - 1307 - 3 Chicxulub impactHace 65 millones de años, un meteorito impactó la Tierra con tal fuerza que tuvo efectos significativos en el clima, las condiciones atmosféricas y los ecosistemas del planeta. El efecto más conocido de este evento –denominado Chicxulub por la región de impacto (ver: Esta semana en la ciencia 13|07)- fue la extinción de los grandes dinosaurios. Se considera que un evento de este tipo puede darse en una relación de uno en millones de años.

En escalas menores de tiempo, se presenta una mayor cantidad de impactos de meteoritos en la Tierra. El 15 de febrero de 2013 ocurrió una importante explosión sobre la ciudad de Chelyabinsk, en Siberia. Esta explosión fue cien veces más potente que el estudiado meteorito Sutter’s Mill de California (ver: Esta semana en la ciencia 12|52), cuyas mediciones de energía arrojaron un equivalente de 4 kT de TNT.

El de Rusia de 2013, es considerado el mayor impacto sobre tierra que se ha registrado desde el evento de Tunguska en 1908, del cual se conoce su impacto geoecológico y algunas aproximaciones a su energía cinética, sin embargo, su estudio fue muy limitado, tanto por la tecnología con que se contaba entonces como por las dificultades que implicaba el acceso a la zona; la primera expedición científica llegó al lugar veinte años después del suceso. Este es considerado un evento que puede ocurrir en una relación de uno en mil años.

En el caso de Chelyabinsk, las posibilidades de estudiar sus magnitudes, efectos y características son grandes; se pudo contar con una buena cantidad de documentos visuales, mediciones cinéticas y poco después se tuvo acceso a fragmentos del asteroide que cayeron en el lago Chebarkul.

Esta semana, El Consorcio de la Explosión de Chelyabinsk, formado por científicos de 34 instituciones alrededor del globo, presenta un recuento de lo sucedido en febrero, así como los resultados de las mediciones y estudios, a partir de los datos obtenidos de astronomía, ciencias planetarias, geofísica, meteorología, meteorítica y cosmoquímica; incluyendo información de instrumentos aplicados de ciencias sociales.

Trail of a falling object is seen above the Urals city of Chelyabinsk

La calibración de las observaciones de video permitió calcular la trayectoria y su órbita pre-atmosférica. El primer registro de la bola de fuego la ubica a 97 km de altura, moviéndose a 19.16 km/s y con un ángulo de entrada de 18.3º respecto al horizonte. El objeto entrante medía 19.8 m, con una masa de 1.3 x 107 kg. Basado en la Tomografía Computarizada de Rayos X, se calcula una densidad  de 3.3 g/cm3.

El tamaño y la velocidad sugieren que la onda expansiva se inició a 90km. Las observaciones muestran que la formación de polvo y la fragmentación comenzaron alrededor de los 83 km y se aceleraron a los 54. El pico de radiación ocurrió a un altitud de 29.7 km a las 3:20 hrs UTC, momento en que los sensores indicaron una velocidad de 18.6 km/s.

Semana -1349 - 4 VentanasComparado con el evento de Tunguska, el de Chelyabinsk sólo formó una onda expansiva cuando se rompió en el momento de mayor brillo. Los fragmentos se esparcieron lo suficiente como para ser eficientemente desacelerados, evitando con ello la transferencia de energía cinética a baja altitud y por tanto disminuyendo el daño cuando la onda alcanzó el nivel del suelo. No obstante lo relativamente moderado del evento, se presentaron daños considerables en buena parte de la ciudad sobre la cual explotó el meteorito. En Chelyabinsk, cuya población es de 1.2 millones de habitantes, 3 613 edificios de departamentos (44%) tuvieron daños moderados, limitados principalmente a la rotura de cristales. En Yemanzhelinsk, las ventanas orientadas hacia la trayectoria del meteorito fueron proyectadas hacia dentro y los plafones succionados hacia abajo.

En cuanto a los efectos en las personas, una encuesta aplicada a 1 113 personas que se encontraban en el exterior en ese momento reveló que 25 (2.2%) mostraban signos de quemaduras “solares”, 315 (28%) sintieron calor y 415 (37%) tuvieron una leve sensación de incremento en la temperatura.

В озере Чебаркуль не обнаружили следов метеоритаDos fragmentos principales sobrevivieron la explosión a 28.7 km y los modelos sugieren que aproximadamente una tonelada de material en fragmentos de 100 a 400 kg llegaron al suelo. Posterior al impacto, un agujero de 7 metros fue descubierto en la capa de hielo que cubre el lago Chebarkul y un video de seguridad a la orilla del lago registró el momento del impacto. Los modelos sugieren que un meteorito de 200 a 1000 kg se requeriría para crear un agujero de esas dimensiones. En total, del lecho del lago se recuperó una masa de 570 kg de material.

De acuerdo a los investigadores, la comprensión del incidente de Chelyabinsk conlleva la oportunidad de calibrar el evento, con significativas implicaciones para el estudio de los Objetos cercanos a la Tierra y el desarrollo de estrategias de control de riesgos  para protección planetaria.


Con información del artículo publicado en Science 6162, el 29 de noviembre de 2013.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s