Esta semana en la ciencia 14|06

Semana -1406 - 0

  • La batalla de los sexos

“… En algunos casos, la dinámica de la reproducción asegura la supervivencia del ADN y de la especie, pero en detrimento de las hembras; en ocasiones el perjuicio es para los machos.”

  • El conocimiento tradicional y el cambio climático

“Ante las variaciones del clima en el mundo, conocer cómo las poblaciones perciben, reaccionan y se adecuan a los fenómenos climáticos, es útil en el desarrollo de estrategias para apoyar la adaptación ante el cambio climático.”

La batalla de los sexos

Semana -1406 - 1 DrosophilaLa lucha por la supervivencia en el medio natural, implica no solamente la competencia entre especies –en la que unas sirven de alimento a otras-, sino también aquella que se da entre los machos de la misma especie para garantizar que su material genético prevalezca en las siguientes generaciones. En algunos casos, la dinámica de la reproducción asegura la supervivencia del ADN y de la especie, pero en detrimento de las hembras; en ocasiones el perjuicio es para los machos.

Esta semana se publicaron en la revista Science tres artículos que abordan las consecuencias que la reproducción tiene en nemátodos y moscas. En dos estudios el detrimento se observa en las hebras a nivel de estado general, longevidad, metabolismo y resistencia al ayuno, entre otros; en el tercer caso son los machos los afectados.

En la Universidad de Princeton, Cheng Shi y Coleen Murphy llevaron a cabo un estudio en el que muestran cómo el apareamiento en Caenorhabditis elegans trae como consecuencia el encogimiento y muerte de las madres, poco después de dejar de producir progenie. En esta especie, parecería que los machos “secuestran” los recursos de longevidad y resistencia al estrés, que normalmente tienen las hembras en un marco de reproducción lenta y envejecimiento somático “normal”. Encontraron que el esperma induce un encogimiento -dependiente de dos factores de transcripción genética-, susceptibilidad al estrés osmótico y la subsecuente disminución de la longevidad, efecto que, junto a la pérdida de tejido graso, es también relacionado con otro factor genético.

En la Universidad de Stanford, se realizó un estudio en el que se muestra cómo, ante la abundancia de competidores machos para la reproducción, se observa un detrimento en la esperanza de vida de los nemátodos, encontrando que una sustancia secretada –posiblemente una hormona- reproduce el efecto de los machos  cuando es transferida a un medio de cultivo. Según los investigadores, esta regulación del envejecimiento y detrimento podría ser un reducto evolutivo en el que los machos inducen la eliminación del sexo opuesto para la conservación de recursos que garanticen la viabilidad de las siguientes generaciones o prevenir la competencia con otros machos. En cuanto a las moscas de la fruta (Drosophila melanogaster), la detección de feromonas femeninas es suficiente para producir cambios en el metabolismo, reducir la resistencia al ayuno y acortar el tiempo de vida en los machos. Tanto en gusanos como en moscas, deficiencias sensoriales en neuronas gustativas y olfatorias tienden a extender el tiempo de vida.

Esta relación entre la percepción sensorial y el envejecimiento es también abordada en la tercera investigación publicada. Se trata de un estudio realizado en moscas Drosophila. En el reporte, Christi Gendron y colegas refieren haber encontrado que la percepción de feromonas sexuales femeninas, a través de un receptor gustativo específico, provoca una rápida disminución de los depósitos de grasa, reduce la resistencia al ayuno y limita el tiempo de vida en los machos. Al parecer, estas señales son reconocidas por receptores sensoriales en las patas de los machos. El apareamiento revierte los efectos de la percepción de feromonas; por tanto, el tiempo de vida puede ser modulado por la acción integrada de circuitos sensoriales y de recompensa. Los autores concluyen que estos efectos tienen el potencial de influir en la selección natural. Aventuran también que el desequilibrio entre expectativa y recompensa puede por tanto tener grandes efectos en la salud y fisiología de los humanos y puede representar una poderosa fuerza evolutiva en la naturaleza.

 

El conocimiento tradicional y el cambio climático

Semana -1406 - 2 MamberamoEl conocimiento profundo del clima en sociedades rurales de todo el mundo es una herramienta indispensable en la toma de decisiones relacionadas con la sobrevivencia; este conocimiento se adquiere y trasmite de una generación a otra y permite a los miembros de una comunidad identificar los momentos idóneos para la siembra, la pesca, la caza o recolección.

Ante las variaciones del clima en el mundo, conocer cómo las poblaciones perciben, reaccionan y se adecuan a los fenómenos climáticos, es útil en el desarrollo de estrategias para apoyar la adaptación ante el cambio climático.

En una publicación reciente, un equipo de investigación da a conocer los resultados de un estudio comparativo entre el conocimiento científico y el Conocimiento Ecológico Tradicional (CET) de habitantes de seis poblaciones de Papúa, Indonesia.

Para llevar a cabo este estudio, los investigadores compararon datos meteorológicos de la región, con los puntos de vista de la población de seis aldeas ubicadas en la cuenca del río Mamberamo. Las percepciones en estas localidades se obtuvieron mediante encuestas, entrevistas y grupos de discusión; los temas investigados fueron la percepción local de los cambios de estación, las variaciones en el clima y el cambio climático.

Los datos meteorológicos muestran que en el Mamberamo  las variaciones en el clima son pequeñas, aún en los cambios de estación y en comparación con los cambios que se presentan en otros lugares del mundo con características similares.

Por otra parte, los resultados sobre las percepciones de los miembros de estas comunidades, muestran diferencias en la identificación de los cambios de estación y en las variaciones del clima, diferencias que se explican por las ubicaciones de las aldeas y sus ecosistemas. También se identificaron diferencias en las percepciones de cómo los cambios en el clima afectan las actividades cotidianas por grupos de edad y sexo; por ejemplo, los hombres identifican cómo ciertas variaciones en el clima afectan la disponibilidad de animales para la caza, mientras que las mujeres identifican cómo se afectan las áreas de cultivo.

A pesar de las diferencias, también se identificaron coincidencias; por ejemplo, todas las aldeas saben en dónde pescar ante inundaciones repentinas, en dónde cazar cuando los animales son difíciles de encontrar y deciden cuándo es el mejor momento para sembrar, cazar o pescar tomando como base sus percepciones y experiencias.

Los moradores de estas localidades señalaron que las variaciones en el clima tienen un ligero impacto es sus vidas en comparación con otros factores como la tala, la minería, el desarrollo de infraestructura y la descentralización política, y que fenómenos extremos como sequias, inundaciones, vientos fuertes o la extensión de la temporada de lluvias, se presentan con más frecuencia. Este estudio muestra que los habitantes desconocen las preocupaciones internacionales sobre el cambio climático y que consideran que las fluctuaciones en el clima continuarán como hasta el momento.

Las comparaciones entre los datos meteorológicos y las percepciones de los pobladores mostraron coincidencias sólo en algunos meses. De acuerdo con  los investigadores, las variaciones se deben a varios factores como el hecho de que los registros fueron obtenidos en toda la región y no de cada una de las poblaciones,  y que en realidad las variaciones del clima fueron muy sutiles, por lo que la población  no considera que el clima afecte en realidad su vida.

Para estos investigadores, el desarrollo y la promoción de estrategias de adaptación ante el cambio climático deben tomar en cuenta los CET y las preocupaciones específicas de cada lugar, si se quiere que los programas ante el cambio climático tengan éxito.


Con información de artículos publicados en Science 6170, del 31 de enero de 2014 y en Ecology and Society Vol. 18, No 4

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s