Conocimientos tradicionales: La pithaya, de fruta silvestre a cultivo especializado

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

  • La pitahaya, de fruta silvestre a cultivo especializado

“… una jugosa y deliciosa fruta cactácea columnar originaria de América…”

PitayaA lo largo de la historia, el hombre ha sabido aprovechar los frutos de diversas plantas, pasando de la recolección a la instalación de huertos familiares y de éstos, al establecimiento de plantaciones especializadas. Una de las frutas con este recorrido histórico es la pitahaya, una jugosa y deliciosa fruta cactácea columnar originaria de América que actualmente se cultiva y degusta como fruta exótica en muchas partes del mundo.

Algunos restos de cactus y coprolitos humanos encontrados en excavaciones de cuevas del Valle de Tehuacán, muestran que en México, existe una larga tradición en el aprovechamiento de las cactáceas columnares, pues se cree que estos vestigios arqueológicos se ubican entre los años 8 800 y 7 000 antes de nuestra era.

Es importante señalar que hay dos géneros de cactáceas columnares de gran tradición en México que producen frutos con características distintas que se conocen como pitahayas: las del género Stenocereus y las del género Hylocereus.

StenocereusLas Pitahayas del género Stenocereus, crecen en cactáceas arborescentes cuyas ramas son largas y espinosas, su cáscara también tiene espinas y se consumen principalmente como fruta fresca. A esta cactácea se le encuentra primordialmente en estado silvestre y como la cosecha de sus frutos no es sencilla, se han elaborado canastas atadas a largas garrochas que permiten desprender la fruta sin espinarse y sin causar daño a la pulpa.

Por otra parte, las pitahayas del género Hylocereus, crecen en cactáceas de ramas largas suculentas y triangulares poco espinosas que requieren del apoyo de arboles, bardas o estacas que les sirven como tutores. Los frutos en lugar de espinas, tienen brácteas u “orejas” escamosas, carnosas y cerosas, por lo que se les conoce también como pitahayas orejonas. Aunque taxonómicamente se ha identificado la existencia de hasta 27 especies de este género en el continente Americano, sólo se han descrito formalmente 16 y de éstas, 12 se encuentran en México. El cultivo de este tipo de pitahayas se ha mantenido por generaciones como cultivo de traspatio, pero debido a la gran demanda internacional, se han establecido en los últimos años algunos cultivos especializados.tallo triangular

Hay un tercer género de pitahayas columnares que actualmente se producen en México: las del género Selenicereus. Estas pitahayas tampoco tienen espinas, son originarias de Colombia pero a diferencia de las pitahayas del género Hylocereus su cáscara es amarilla; debido a la gran popularidad y creciente demanda de países Europeos y Asiáticos, México se ha sumado a Colombia, Brasil, Ecuador y Perú, como uno de los países latinoamericanos productores de esta fruta, por lo que sus cultivos son relativamente recientes y se han instalado ex profeso.pitahaya  amarilla

Aun cuando todos los frutos de las cactáceas columnares son comestibles y en México existe una gran variedad de especies de pitahayas (con diferencias de color, sabor y tamaño), destacan tres, por ser las más aprovechadas: la pitahaya roja de pulpa roja, la roja de pulpa blanca y la blanca. Cada una de estas especies, con desafíos específicos para poder aumentar su producción y consumo entre la población mexicana.

La pitahaya roja de pulpa roja, se produce en pocas cantidades, pues su producción depende significativamente de la polinización natural que realizan algunos insectos y murciélagos. La pitahaya roja con pulpa blanca se produce en mayores cantidades pero la mayoría para el mercado internacional, dejando sólo pequeñas cantidades para el consumo local. Y finalmente, la pitahaya blanca, enfrenta un problema serio, pues su cultivo ha sido desplazado por el de la pitahaya roja de pulpa blanca (que tiene más demanda), por lo que incluso se considera en riesgo de extinción.

Lo que más se aprovecha de las cactáceas columnares es la fruta con la que se preparan: helados, mermeladas, jarabes y licores, entre muchos otros productos; pero también se consumen las flores y los tallos, como legumbre, verdura o forraje; además, estas cactáceas se han utilizado como cerco vivo y como planta medicinal en donde incluso, las raíces también son aprovechadas.

Aunque el cultivo de pitahaya es una actividad rentable a mediano y largo plazo, es necesario brindarle un mayor impulso en México, fortaleciendo la infraestructura hidráulica y eléctrica para aumentar la producción en beneficio de quienes la cultivan, aprovechando las excelentes condiciones climáticas para esta planta en el país y abasteciendo la demanda local y regional.

La identificación, selección y domesticación de estas plantas endémicas que realizaron las primeras comunidades mesoamericanas fue un primer gran paso, que ha llevado a esta fruta de lo silvestre y local, a ser un cultivo especializado e incluso experimental con presencia internacional.

Anuncios

2 comentarios en “Conocimientos tradicionales: La pithaya, de fruta silvestre a cultivo especializado”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s