Conocimientos tradicionales: estado del tiempo

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

  • Las plantas y animales ¿buenos indicadores del estado del tiempo?

“… la experiencia y la práctica diaria de muchas generaciones para pronosticar el estado el tiempo tomando como base la observación sistemática de sus recursos naturales, sigue siendo útil….”

paisajeConocer el estado del tiempo de las próximas horas o días, puede hacer la diferencia entre tomar una buena o mala decisión, con repercusiones poco trascendentes como pasar un  poco de frío, o realmente importantes como tener el alimento necesario hasta el siguiente ciclo agrícola.

Predecir cuándo comenzaría la temporada de lluvias o si sería una temporada predominantemente seca o húmeda, fueron retos que pudieron afrontar las primeras comunidades al relacionando los cambios en la temperatura del ambiente con el comportamiento de diversas especies. Entre los indicadores ancestrales útiles como predictores del estado del tiempo, se encuentran: la caída de las hojas de los árboles, la floración temprana o tardía de ciertas especies de plantas silvestres y la presencia, ausencia o migración de algunas especies animales.

Uno de los mejores ejemplos de cómo los conocimientos y experiencias milenarias han sido eficaces por generaciones en la toma de decisiones para subsistir, se encuentra en las comunidades agrícolas de los Andes, al sur de Perú. En esta región, la temperatura ambiental varía constantemente y la disponibilidad de agua, luz y radiación solar es irregular, incluso en años considerados como normales; ante estas circunstancias, los campesinos andinos, han desarrollado un amplio conocimiento para predecir correctamente, en la mayoría de los casos, las condiciones del medio para el siguiente ciclo agrícola, observando sistemáticamente cómo la flora y la fauna reaccionan ante los cambios del entorno, bajo el supuesto de que la adecuación permanente a la que se ven obligados los seres vivos,  muestra un principio de orden en la naturaleza.

diversidadLas predicciones que hacen estos campesinos, se basan especialmente en los cambios de los ciclos biológicos relacionados con la dinámica poblacional de plantas y animales silvestres, como los cambios en la densidad poblacional, la incidencia de mortalidad, la reducción de la fertilidad de los organismos menos resistentes a la sequía o al frío, la altitud elegida por las aves para la colocación de sus nidos,  y los retardos o adelantamientos de la floración de algunas plantas, pronosticando que estos cambios pueden afectar a la agricultura de modo parecido, algunos meses después.

Conocer con antelación el estado del tiempo, se ha convertido en un asunto de tal importancia para la toma de decisiones en diversos ámbitos, que la ciencia y la tecnología se han sumado con conocimientos, técnicas e instrumentos para facilitar las predicciones. Ahora por ejemplo, contamos con diversos instrumentos que aportan datos objetivos sobre las condiciones de temperatura, humedad y velocidad del viento, e incluso con imágenes satelitales del planeta en tiempo real, reduciendo en gran medida, los márgenes de error estadístico de los pronósticos y posibilitando la implementación de acciones preventivas ante fenómenos naturales más complejos como los huracanes.

Es relevante señalar que los datos que aporta la meteorología no sustituyen a las observaciones que realizan los expertos tradicionales, debido a que las interpretaciones correctas del comportamiento de plantas y animales son bioindicadores útiles no solo para predecir lluvias y temperaturas y para elegir el mejor momento para sembrar, sino que estas predicciones inciden además, en la elección de los cultivos y abonos con mayor probabilidad de tener éxito, e incluso con esta información, se tiene una idea de los tipos de plagas y enfermedades que podrían afectar a las especies cultivadas.

Todo parece indicar que, el conocimiento milenario que diversas culturas han construido con la experiencia y la práctica diaria de muchas generaciones para pronosticar el estado el tiempo tomando como base la observación sistemática de sus recursos naturales, sigue siendo útil, y puede ser un buen ejemplo de cómo se pueden complementar los saberes tradicionales y la ciencia para tomar decisiones fundamentadas encaminadas a mejorar el rendimiento de los cultivos y obtener una mejor calidad de los productos con un enfoque sustentable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s