Esta semana en la ciencia 15|27

Semana -1527 - 1 Pogona vitticeps

  • ¿Cambio climático = cambio de sexo?

“De acuerdo con los autores, estos descubrimientos constituyen un elemento más de preocupación respecto al posible impacto del rápido cambio climático global en la adaptación de las especies.”

 

La determinación sexual en los animales es un proceso regulatorio que inicia la diferenciación de las gónadas en etapas embrionarias tempranas. En las distintas especies, este proceso tiene una gran plasticidad; los vertebrados muestran diversas y contrastantes estrategias que van desde control genético completo del sexo hasta la determinación por aspectos ambientales como la temperatura. En la historia evolutiva, ha sido posible determinar mediante análisis filogenéticos, que algunos linajes como los de los reptiles, han experimentado procesos de transición entre la determinación genotípica y la ambiental. Se considera que en estas transiciones interviene una sensibilidad particular del sistema genotípico hacia la temperatura, es decir, que las interacciones genética-ambiente son las responsables de la determinación sexual.

Muchos reptiles presentan determinación sexual ambiental, por lo que la temperatura que los huevos experimentan en el nido determina el sexo de la descendencia. Otros dependen de los heterogametos, ya sea sistemas XX/XY como los mamíferos, o ZZ/ZW como las aves, con o sin cromosomas fuertemente heteromórfos. La evidencia apunta a que los modos genotípico y ambiental no son mutuamente excluyentes; muchas especies cuentan con cromosomas sexuales pero muestran también control por temperatura donde genes y ambiente interactúan para determinar el sexo.

Modelos generados a partir de esta información, incluyen un papel importante de la reversión sexual en los procesos transicionales; y si bien la reversión ha podido ser observada en peces y algunos anfibios, hasta ahora no había sido demostrada en amniotas.

En un reporte publicado esta semana en la revista Nature, investigadores de la Universidad de Canberra dan cuenta de la comprobación del proceso de reversión sexual en reptiles silvestres. Se trata del dragón barbudo (Pogona vitticeps), una especie de reptil de la familia de los agámidos, originaria de las regiones desérticas y semidesérticas de Australia. Es una de las primeras especies de reptiles en que se observó el cambio de sexo por temperatura y la primera en que se pudo comprobar genéticamente. Asimismo, los investigadores condujeron una serie de experimentos para inducir artificialmente una rápida transición desde la determinación sexual genotípica hacia la ambiental.

Pogona vitticeps tiene un sistema heterogamético de determinación sexual, donde ZZm corresponde al macho y ZWf a la hembra, sin embargo, altas temperaturas de incubación feminizan a nivel cromosómico al macho y producen la reversión sexual, dando como resultado una hembra ZZf.

Encontraron que el apareamiento controlado de machos normales con hembras revertidas produce descendencia viable y fértil, cuyo sexo fenotípico es determinado únicamente por la temperatura. El cromosoma sexual W es eliminado de su linaje en la primera generación

La creación instantánea de un linaje ZZ sensible a la temperatura, revela una nueva vía para la rápida transición entre la determinación genética y la ambiental.


 Con información del artículo publicado en Nature n.º 7558, el 2 de julio de 2015.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s