conocimientos tradicionales: Códices prehispánicos

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

  • Los códices prehispánicos: creaciones escritas por artistas sabios

“…son las creaciones culturales más desarrolladas de Mesoamérica elaboradas propiamente por los eruditos de la época…”

MayasLas palabras trasmitidas de una generación a otra fueron por mucho tiempo la únicas guardianas de la historia, pero conscientes de que tanta información y sabiduría no podía confiarse solamente de la memoria auditiva, culturas de todo el mundo realizaron registros escritos con técnicas diversas utilizando como soportes una gran variedad de materiales.

En Mesoamérica,  la escritura se hizo presente en varios pueblos prehispánicos que desarrollaron códigos propios con distintos niveles de complejidad y que ahora podemos apreciar en los objetos que han sobrevivido con el correr de los años, como en esculturas monumentales, estelas, lápidas, muros, huesos labrados, en piezas de alfarería,  en pieles o en fibras de plantas como el papel amate o maguey.

De entre los objetos escritos mesoamericanos que más se conocen, se encuentran los documentos pictóricos o códices elaborados por especialistas indígenas que dan constancia de los aspectos culturales, sociales, económicos y científicos de su época.

Los códices son considerados “testimonios manuscritos pictóricos o pictográficos” por estar escritos con dibujos que presentan una codificación completa, con estilizaciones extraídas de manifestaciones plásticas muy antiguas y complejas, que no son consideradas representaciones, sino textos escritos con imágenes en donde las formas, colores, líneas proporciones y el uso del espacio, conforman el sistema de escritura.

tlacuiloEstos documentos, escritos en lienzos formados por “mantas” unidas entre sí en forma de biombos, rollos, o láminas, fueron elaborados por los tlacuilos,  escribas mesoamericanos altamente especializados formados con esmero en centros educativos de élite, denominados Calmécac. A diferencia con otros oficios, éste lo podía desempeñar cualquier individuo sin importar su posición social ni su género; a los tlacuilos se les instruía en el manejo de sus utensilios de trabajo, en el arte del dibujo, la pintura, en el manejo de su lengua, historia, el sistema económico, en ritos y costumbres. Una vez concluida su formación, se especializaban en algún tema y se dedicaban de tiempo completo a “escribir pintando” en centros religiosos, económicos o civiles.

Estos escritores eran mucho más que solamente transcriptores, pues además de ser los responsables de realizar los registros  de hechos relevantes (orígenes, guerras, límites o tributos), también eran los que realmente estaban calificados para leerlos. Los códices se elaboraban a solicitud de la clase en el poder, se resguardaban celosamente en los amoxcalli (la casa de los libros) y aunque estaban a la disposición de gobernantes y sacerdotes, los verdaderamente capaces de leerlos eran los tlacuilos por ser los depositarios del conocimiento cultural.

Existen varios criterios para la clasificación de los códices. Uno de los más útiles es ubicarlos por el tipo de información que contienen, por lo que se les puede catalogar como:  códices cronológicos y etnográficos, en los que se registraban los acontecimientos de la vida diaria; genealógicos, que revelan linajes y la descendencia; catastrales, que indican los límites de ciudades y poblaciones; los códices tributarios, que describían los términos y cantidades de las contribuciones; los rituales y calendáricos, que señalaban los ritos y ceremonias; y los filosóficos, dedicados a la ciencia y a la historia.

códigoAunque la mayoría de los códices prehispánicos sucumbieron a la conquista pues fueron documentos destruidos o quemados por considerárseles documentos peligrosos o sacrílegos, algunos aún se conservan en bibliotecas y museos de Europa. En México existen varios códices (sobre todo de la época colonial), pero el único códice prehispánico sobreviviente que se tiene a resguardo en la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia, es el códice Colombino-Becker. Se trata de un documento escrito con pigmentos vegetales sobre piel de venado, elaborado a manera de biombo con contenido mito-histórico que ilustra parte de la vida de dos gobernantes mixtecos.

Para algunos especialistas, los códices son las creaciones culturales más desarrolladas de Mesoamérica elaboradas propiamente por los eruditos de la época que representan la memoria colectiva de grandes pueblos y que muestran, además de un pasado de gran riqueza cultural, un notable respeto por la historia y la identidad, un compromiso pleno hacia la educación y el amor por preservar el conocimiento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s