Esta semana en la ciencia 15|38

  • Semana -1538 - 1 Ratona mamá Dimorfismo y conductas parentales

“De acuerdo con los autores, sus descubrimientos desvelan un rol previamente desconocido para este grupo de neuronas en el control del cuidado materno y la secreción de oxitocina y aportan evidencia de una relación causal entre el dimorfismo sexual en el cerebro adulto y las diferencias que muestran los sexos en cuanto al comportamiento parental. “

En muchas especies de mamíferos, es común encontrar conductas estereotípicas dependientes de la diferencia sexual. Más allá de las explicaciones que en el caso de los seres humanos se proporcionan, aduciendo las diferencias a constructos sociales, la ciencia ha avanzado en la comprensión de los mecanismos fisiológicos, resultantes del dimorfismo sexual, que tienen como consecuencia la expresión de conductas caracterizadas como femeninas o masculinas. Uno de los campos de estudio a este respecto es el relacionado con los circuitos neuronales y su relación con el sistema endócrino.

Semana -1538 - 1 Ratona mamá carriolaUn universo conductual representativo de estas diferencias es el que está relacionado con los complejos comportamientos parentales y la actitud general hacia los infantes. Estas conductas estereotípicas se muestran en muchas especies. En el caso de los ratones, es posible observar profundas diferencias hacia la descendencia. En un primer encuentro por ejemplo, las hembras vírgenes muestran un comportamiento maternal hacia los recién nacidos mientras que los machos usualmente los ignoran o incluso los atacan.

En un estudio reciente, investigadores del Instituto Weizmann de Ciencia, en Israel, muestran la relación existente entre un núcleo específico del hipotálamo y las conductas diferenciadas de carácter parental, así como las diferencias en los circuitos neuronales de dicho núcleo entre hembras que han sido madres y las hembras vírgenes, así como con los machos.

En hembras, la ablación de neuronas de este núcleo disminuye el comportamiento maternal mientras que la estimulación optogenética para un incremento en la expresión de tirosina hidroxilasa en estas células lo aumentó. En los machos, por otra parte, igual estimulación no tuvo efecto en conducta parental y en su lugar disminuyó conductas agresivas hacia otros machos.

De acuerdo con los autores, sus descubrimientos desvelan un rol previamente desconocido para este grupo de neuronas en el control del cuidado materno y la secreción de oxitocina y aportan evidencia de una relación causal entre el dimorfismo sexual en el cerebro adulto y las diferencias que muestran los sexos en cuanto al comportamiento parental.


Con información del artículo publicado en Nature 7569, el 17 de septiembre de 2015.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s