Conocimientos tradicionales: El totomoxtle

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Envolturas naturales de gran provecho

“…el aprovechamiento integral de los recursos que lograron generaciones pasadas nos puede llevar a seguir descubriendo e innovando en beneficio de todos.”

maizEl maíz es una de las tres gramíneas de gran importancia en el mundo; como grano alimenticio es uno de los más antiguos y para México en particular es un alimento básico de gran arraigo cultural.

El maíz denominado y clasificado como Zea mays, es un pasto de la familia Poaceae o Gramineae, la misma familia a la que pertenece el trigo, el arroz y la avena. Además de aprovechar los granos del maíz como alimento humano, como forraje, y en la elaboración de bebidas, otras partes de la planta también se han aprovechado desde tiempos prehispánicos: en la medicina tradicional, como abono, combustible, material de construcción y para elaborar diversas figuras.

Las brácteas u hojas que envuelven a las inflorescencias femeninas o mazorcas y a las que se les conoce, ya secas, como joloche o totomoxtle, son un buen ejemplo de los usos no alimenticios del maíz.

Estos elementos, muy parecidos a las hojas, sirven para proteger a las flores y semillas. Crecen de acuerdo al tamaño de las mazorcas y frescos pueden tomar diferentes tonos de verde, o incluso pueden ser morados.

mazorcaDesde la época prehispánica, el totomoxtle ha sido aprovechado de muy diversas maneras. Uno de los usos más comunes es como envoltura de alimentos, pues desde entonces se utiliza en la elaboración de tamales y para preparar pescado. Actualmente se usa además para envolver y transportar dulce de tamarindo, requesón, mantequilla y muchos otros productos.

Este material se obtiene de las mazorcas que se dejan en la planta hasta que los granos maduran y las brácteas se secan, por lo que es necesario rehidratarlo para ablandarlo y hacerlo nuevamente flexible.

Las brácteas secas del maíz son de color beige o morado, pero como es un material fácil de pintar, los artesanos producen totomoxtle de muy diversos colores, utilizando colorantes vegetales. Con él elaboran una gran variedad de artesanías, entre las que destacan flores, frutas y muñecas multicolores de diversos tipos y tamaños.

floresLa pulpa que se obtiene de las hojas del maíz es de muy buena calidad para la fabricación de papel. Los estudios químicos y morfológicos, así como el índice de Runkel (un parámetro que se usa para predecir las propiedades papeleras y el coeficiente de flexibilidad de las fibras vegetales), muestran que es posible sustituir con este recurso, por lo menos parcialmente, la materia prima que se obtiene de la madera para fabricar papel.

Utilizar este material puede redundar en beneficios ambientales, económicos y sociales, pues ahora sabemos que es posible obtener pulpa celulósica de calidad a partir de lo que para algunos es solamente un residuo agrícola, con una combinación adecuada de fibras vegetales no maderables que  requieren de un menor consumo de reactivos y de energía, y  que además producen menos residuos tóxicos durante su tratamiento.

La utilización de estas envolturas naturales es una muestra más del ingenio y sabiduría ancestral que es preciso preservar, no solo por su utilidad, sino porque el aprovechamiento integral de los recursos que lograron generaciones pasadas nos puede llevar a seguir descubriendo e innovando en beneficio de todos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s